Blog
Datos pobreza energética

5 datos para preocuparse sobre pobreza energética en España

No suele ser un tema que cope titulares, aunque poco a poco todos vamos teniendo una mayor concienciación. De una forma u otra, la pobreza energética es un problema real en millones de hogares españoles.

En EPIU Getafe – Hogares Saludables llevamos meses rastreando la pobreza energética escondida en los barrios de Las Margaritas y La Alhóndiga-Fátima con el objetivo de poder tener la mejor información para combatirla de forma efectiva. Porque, como decimos, la pobreza energética es un enemigo muchas veces invisible.

Por eso es importante visibilizar y tener claro que es un problema que todavía marca el día a día de muchas familias. Para reflejarlo con cifras, aquí recopilamos algunos datos que demuestran que, en España, aún queda mucho por hacer.

Un problema mayor

¿Dirías que un problema es menor si afecta a semejante cantidad de gente? Los datos proceden de la Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética, un documento impulsado por el Gobierno que busca identificar y combatir esta situación aplicando medidas concretas.

En porcentaje, entre el 7 y el 16% de la población española sufre algún tipo de pobreza energética en sus distintos grados, ya sea pagando un precio desproporcionado con respecto a sus ingresos para mantener sus hogares a la temperatura adecuada; porque sea incapaz de hacerlo o porque sufra algún retraso o impago en recibos de la luz o el gas.

Un 8% de hogares pasa frío en invierno

Derivado de lo anterior, otro de los efectos directos de la pobreza energética es que el 8% de los hogares no puede mantener una temperatura adecuada en invierno.

Haz el ejercicio de pensar en tu bloque de vecinos o las casas cercanas y ver lo que esto significa: casi 1 de cada 10 hogares pasa frío en invierno, por no contar con los medios económicos para acometer los gastos de consumo o porque viven en edificios ineficientes energéticamente.

Si traducimos los porcentajes a número de personas afectadas, estamos hablando de que unos 3,7 millones de personas pasan el invierno a temperaturas inadecuadas.

Solo 1 de cada 100 edificios, con calificación A o B

Al hablar de pobreza energética muchas veces parece que es una pescadilla que se muerde la cola. El parque de viviendas de España es vetusto y cuenta con una gran cantidad de edificios construidos entre 1950 y 1970, los cuales no cuentan con medidas eficientes. A ello se suma que durante la época del ‘boom’ inmobiliario muchas promociones tampoco contaron con los mejores materiales para atajar este problema.

factura eléctrica

Como resultado, según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y del Ministerio para la Transición Ecológica, la mayor parte del parque inmobiliario de España obtiene alguna de las peores calificaciones en las evaluaciones de certificación energética.

Esta escala, que marca -de la A (siendo esta la mejor) a la G (la peor)- aspectos como el aislamiento de la vivienda o los materiales con los que se ha construido, es reveladora.

Las calificaciones A o B solo se logran en un 1% de los edificios. La calificación C la consiguen el 4% de los inmuebles, seguida de la D (11%) y de la E (51%). El restante 33% de inmuebles residenciales y terciarios cuenta con etiquetas F y G. Para hacerse una idea, una certificación E -o siguientes peores- consume un 90% más que la máxima nota de eficiencia energética.

Las mujeres, las más afectadas

Los hogares liderados y sustentados por mujeres sufren más la pobreza energética, según contaba en nuestro blog Marta Gayoso Heredia, arquitecta, investigadora de Feminización de la pobreza energética en Madrid (Femenmad) y miembro del equipo de investigación de EPIU Getafe.

Según el Estudio Técnico sobre Pobreza Energética en la ciudad de Madrid, un 23% de los hogares madrileños se encuentra en riesgo de sufrir pobreza energética. Entre ellos, más de la mitad tiene como sustentadora principal a una mujer. Tras este dato se encuentran dinámicas intrahogar que, en muchos casos, son complicados de identificar.

5 millones de personas sufren PEE

El último dato que queríamos señalar es que, según también la Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética, hasta 5,1 millones de hogares en España sufrirían pobreza energética escondida. El concepto de ‘pobreza energética escondida’ (PEE) es realmente importante, porque hasta hace poco pasaba desapercibido. Cuantifica el número de personas que tienen un gasto energético muy pequeño -inferior a la mitad de la media-, lo que indica que probablemente son personas que eviten usar electricidad o consumos que necesitan, porque no pueden o temen no poder pagarlos.

En EPIU Getafe Hogares Saludables dedicamos grandes esfuerzos a la identificación y estudio de este tipo de pobreza energética, ya que en la mayoría de casos -como su nombre indica- esconde una situación de precariedad que muchas veces pasa desapercibida y, por lo tanto, no es atendida. Para ello, estamos desarrollando la Unidad Inteligente de Pobreza Energética, un sistema de análisis basado en Big Data que nos permite investigar y dar soluciones a esta pobreza energética escondida.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp