Blog
activist

Cómo combatir la pobreza energética desde lo local

34 millones de europeos se enfrentan a la amenaza de la pobreza energética, según las estadísticas que maneja la Comisión Europea. En España, el problema afecta a un porcentaje muy importante de la población. Y lo peor es que, como hemos hablado varias veces en el blog de EPIU Getafe Hogares Saludables, existe una pobreza energética escondida que hace complicado su diagnóstico.

Ahí es cuando la acción local, la más cercana a la persona que sufre pobreza energética, cobra más sentido, siendo la conexión directa de todas las actuaciones y políticas que se toman desde la Unión Europea, los gobierno centrales, autonómicos y los ayuntamientos.

Pero, ¿qué pueden hacer los municipios europeos y españoles ante la pobreza energética? ¿Qué estamos haciendo en Getafe a través de EPIU?

Conocer la realidad ‘in situ’, el primer paso

El Pacto de los Alcaldes​ es el principal movimiento europeo en el que participan las autoridades locales y regionales que han asumido el compromiso voluntario de mejorar la eficiencia energética y utilizar fuentes de energía renovable en sus territorios. En sus documentos acordados, se define la pobreza energética como una condición en la que los hogares no pueden permitirse servicios energéticos básicos como la calefacción, la refrigeración, la iluminación, la movilidad y la electricidad, debido a los bajos ingresos, los altos costes de la energía o los bajos estándares energéticos de los edificios.

La situación de pobreza energética varía mucho de un lugar a otro. Las medidas para paliar la pobreza energética deben elegirse en función de las condiciones locales, como el clima, la calidad de la vivienda, la economía y la estructura de los costes energéticos, la edad de los edificios, etc.

En España, por ejemplo, existen barrios como en los que centramos nuestro trabajo en EPIU Getafe Hogares Saludables: Las Margaritas y La Alhóndiga-Fátima. En ellos, las viviendas fueron edificadas hace décadas y no cuentan con buenas condiciones ni de suministros ni de aislamiento. A este déficit estructural se suman, en algunas unidades familiares, otros de nivel social o económico que agravan el problema. Estudiar, cuantificar por medio de análisis de datos, pero también ‘cara a cara’ con entrevistas directas en nuestra Oficina de Hogares Saludables, nos ayuda a recopilar información para saber cómo combatir mejor la pobreza energética.

Mecanismos locales contra la pobreza energética

Existen medidas políticas, como la regulación de los costes de la energía, que en muchos casos dependen exclusivamente del Gobierno central. Sin embargo, existen otras muchas formas en las que los municipios pueden participar activamente con sus medidas locales, ya sea mediante soluciones de financiación, la mejora de la eficiencia energética en los edificios residenciales protegidos y en los administrativos, el asesoramiento energético o la concienciación sobre cuestiones climáticas y energéticas.

participación ciudadana, hogares saludables

El caso de EPIU Getafe, con nuestra Oficina de Hogares Saludables, puede ser un buen ejemplo: en ella ayudamos a vecinos y vecinas de los barrios en los que intervenimos a comprender su factura energética, enseñamos hábitos de ahorro energético y, con ello, recopilamos información sobre cuáles son las verdaderas necesidades de estas familias.

Por suerte, en Europa cada vez son más los ayuntamientos que promueven acciones locales contra la pobreza energética. En los últimos años, la organización Climate Alliance ha ayudado a localidades a con seguir este fin, como el caso de la francesa Brest Métropole, que ha conseguido motivar a los residentes de diferentes barrios para que examinen más de cerca su consumo de energía. La ciudad ofreció consultas individuales en los pisos y proporcionó información sobre el comportamiento de ahorro de energía. Actualmente, Brest Métropole está desarrollando una ventanilla única para combatir la pobreza energética, junto con la Agencia local de la Energía.

En Alemania, también hay ejemplos de un concepto de asesoramiento energético que ha tenido éxito: el llamado “Stromspar-Check” (Cheque de Ahorro de Electricidad), desarrollado en la ciudad de Frankfurt, y se ofrece asesoramiento gratuito de ahorro de energía a los beneficiarios de las prestaciones sociales.

Hacia un nuevo urbanismo eficiente y sostenible

Aunque parezca evidente, nunca está de más recalcar que la mejora de la eficiencia energética es  un pilar importante en la lucha contra la pobreza energética. Y el diseño de los edificios y de las ciudades del futuro, por medio de los planes urbanísticos, es algo que también pasa por los ayuntamientos.

Edificar con instalaciones de autoconsumo, crear comunidades energéticas, zonas verdes, un transporte público eficiente y sostenible… Todo son piezas que van sumando para que los municipios europeos reduzcan la pobreza energética, incluso la hagan desaparecer.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp