Blog
pobreza energetica en España

Cómo ha sido la evolución de la pobreza energética en España tras la Covid-19

Todos los días se pueden leer un sinfín de noticias relacionadas con el aumento de la pobreza energética en España, pero ¿cómo se mide?, ¿desde cuándo existe? Aunque parezca algo repetitivo y que está en boca de todo el mundo, hasta hace unos años aún no se había abordado este tema con la importancia que se merece.

En abril de 2019, el Gobierno aprobó la Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética (2019-2024) con el objetivo de cuantificar el número de personas que la sufren y fijar unos objetivos y estrategias para solucionarlo. Para ello, se establecieron cuatro indicadores que recogen los datos y la evolución de la pobreza energética cada año. En el artículo 4 principales indicadores de pobreza energética te explicamos en detalle qué es cada uno, pero ahora para ponernos en situación, hacemos un breve recordatorio de cuáles son:

  1. El porcentaje de población con gastos desproporcionados en energía doméstica o aquellas personas cuyos gastos reales en consumo energético están dos veces por encima de la media.
  2. La pobreza energética escondida, aquellos hogares cuyo gasto total en energía doméstica está por debajo de la mitad de la media nacional.
  3. El porcentaje de población que se declara incapaz de mantener la vivienda a una temperatura adecuada.
  4. El porcentaje de población que declara retrasos en el pago de las facturas de la vivienda.

 

La última actualización de estos indicadores la publicó el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) el pasado mes de diciembre en un documento que se puede descargar completo aquí. En él, se realiza un seguimiento de la pobreza energética en España en 2020 y también durante los tres años anteriores, con el fin de dar una imagen de la problemática más global y reducir la distorsión asociada a circunstancias anuales concretas, como los sucesivos confinamientos durante 2020.

A continuación, te contamos las principales conclusiones y resultados de este último informe, pero recuerda que si quieres profundizar, tienes el PDF completo en el enlace de arriba.

Datos 2017-2020 y los colectivos más vulnerables

No hay duda que la Covid-19 trajo consigo otra crisis económica, ambiental y sanitaria. En lo relacionado al confort térmico en los hogares, la situación se ha agravado como consecuencia de la limitación de la actividad económica con la consiguiente reducción de ingresos o la imposibilidad de mantener o buscar trabajo. Por ello, muchos hogares han tenido que hacer un sobreesfuerzo económico para cubrir sus necesidades energéticas.

Con estos indicadores, y gracias a los datos aportados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), se presenta la evolución de cada uno de ellos:

 

pobreza energetica españa
Actualización de los indicadores de la Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética. Fuente: Miteco.
  • El porcentaje de población para el que los gastos reales en energía doméstica están dos veces por encima de la media, incrementa de forma muy ligera, afectando al 16,8 % de los hogares españoles en 2020. Hecho que puede deberse al confinamiento y aumento del consumo energético.
  • La pobreza energética escondida en los hogares también desciende en comparación a años anteriores, lo que refleja la mejora de esta dimensión concreta de la pobreza energética.
  • El porcentaje de población que se declara incapaz de mantener la vivienda a una temperatura adecuada sigue creciendo (sobre todo durante el invierno), lo que significa que un total de 5,2 millones de personas no son capaces de mantener una temperatura adecuada en su vivienda durante el invierno.
  • En relación al indicador del retraso en el pago de las facturas de los suministros de la vivienda, también se agravó consecuencia de la pandemia, afectando a 4,5 millones de personas.

 

El informe del Miteco también analiza otras variables relativas a los indicadores, como la ocupación de las personas, el número de miembros en la unidad familiar, el tamaño de los hogares, etc.

Resulta interesante destacar que la pobreza energética es una realidad para los hogares más desfavorecidos, ya que los valores más altos en los indicadores pertenecen a personas desempleadas, rentas del primer quintil, pisos con alquiler de renta antigua y hogares sin calefacción.

Soluciones locales para un problema global

Como te contamos en el post anterior, la pobreza energética también afecta al resto de Europa y tanto la Comisión Europea, como los gobiernos centrales y locales están llevando a cabo iniciativas con el fin de reducir al máximo la pobreza energética y acelerar la transición energética de una forma justa y sostenible.

La Energy Poverty Advisory Hub (EPAH) es la principal iniciativa de la Unión Europea en esta materia, que ha elaborado recientemente el EPAH ATLAS, una herramienta interactiva y online que recoge en una base de datos, proyectos locales e internacionales (entre los que aparece EPIU Getafe Hogares Saludables), así como medidas que abordan la pobreza energética en todo el mundo.

Comparte

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en email
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp